JESUS HEALS A LEPER

 

JESUS SANA A UN LEPROSO

40 Y vino a El un leproso rogándole, y arrodillándose le dijo: “Si quieres, puedes limpiarme.”

41 Movido a compasión, extendiendo Jesús la mano, lo tocó, y le dijo: “QUIERO; SÉ LIMPIO.”

42 Y al instante la lepra lo dejó y quedó limpio.

43 Entonces Jesús lo amonestó severamente y enseguida lo despidió, 44 y le dijo: Mira, no digas nada a nadie, sino ve, muéstrate al sacerdote y ofrece por tu limpieza lo que Moisés ordenó, para testimonio a ellos.

45 Pero él, en cuanto salió, comenzó a proclamarlo abiertamente y a divulgar el hecho, a tal punto que Jesús ya no podía entrar públicamente en ninguna ciudad, sino que se quedaba fuera en lugares despoblados; y venían a El de todas partes.

MARCOS 1:40-45

COMENTARIO

Mientras predicaba en Galilea, un leproso, que obviamente había oído hablar de los poderes sanadores de Jesús, creyó en Él, se acercó al Señor Jesús y le pidió humildemente que lo sanara.

Lo reconoció como Señor, porque le habló sin dudar de sus milagros, sino rogándole de rodillas que tuviera piedad y lo liberara de esta esclavitud de la enfermedad, con la total convicción de que Jesús podía hacerlo si quería.

En su eterna misericordia, Jesús dijo: “Quiero”, expresando su deseo de que el leproso deje de sufrir. Jesús lo sanó de inmediato y sin esfuerzo ni ritual alguno, simplemente porque tenía el poder para hacerlo y por su propio deseo.

Jesús también tocó al hombre antes de sanarlo, mostrando su poder sobre la Ley que prohíbe a un hombre tocar a un leproso (Lv 13:46), pero también para mostrar que Él lo amaba y no lo rechazaba como un indeseable.

Jesús le dijo al hombre sanado que no difundiera la noticia, lo que indica que se conocieron en privado. Esto causaría conmoción, pero sin embargo, Jesús envió al hombre a ofrecer las ofrendas prescritas por la Ley (Lv 14: 4-10) por su sanidad, para que los Sacerdotes de Dios pudieran declararlo oficialmente "limpio".

Esto demostraría la realidad de la curación de Jesús como veraz y, por lo tanto, se convertiría en un testimonio para estos ministros del templo.

Sin embargo, lleno de gozo, el hombre no pudo contenerse y le contó a cada persona que encontró en el camino acerca de su curación, tanto, que la multitud siguió a Jesús en gran número, y su fama se hizo más fuerte.

Omar Flores.

Comments

Popular posts from this blog

DID JEREMIAH PROPHECY ABOUT JESUS BEING SOLD FOR 30 PIECES OF SILVER?

ZECHARIAH, THE SON OF BERECHIAH

DID SATAN KNOW JESUS WAS GOD?